jueves, 30 de noviembre de 2017

¿Podemos conocerlo todo?

Conocer todo es algo imposible, los humanos tenemos una inmensa curiosidad por el saber más y más de todo cuanto nos rodea, es algo natural.

Pero eso nos lleva a estudiar como solucionar un problema que está ahí y cuyas soluciones nos plantean otras nuevas inquietudes y necesidades. En su tiempo, los egipcios hicieron sus pirámides con no sabemos qué métodos de construcción, que ellos sí conocieron y nosotros aún estando ahí, no alcanzamos a saber como la realizaron.

Quién iba a pensar que las locuras de Ícaro y su afán de volar nos llevarían hoy a que el hombre volara y fuese una de las cosas más normales del mundo, y que la visionaria imaginación de Julio Verne o Leonardo da Vinci fuera una fuente inagotable para estudiar y crear naves submarinas u otros artilugios.

Las curiosidades del ser humano por conocer cosas nuevas o solucionar viejos problemas nos hace estar en constante evolución, unas veces por necesidad (curar enfermedades que causan gran mortalidad), otras veces por el mero egoísmo de ser los primeros en algo, o simplemente por mera curiosidad y vanidad.

Podríamos pensar que conocemos todo y que son ciclos de ida y vuelta, solo que tenemos lagunas en nuestra memoria que nos hacen olvidar las cosas y tener que volver a pensar en como solucionarlas.

Pero eso aquí, y ¿en el universo lo conocemos todo? Rotundamente no, dado que el conocimiento dicen, no ocupa lugar y hará que siempre estemos dándole vueltas a todo cuanto nos rodea.

El problema de Cataluña.

Desde la época de los Reyes Católicos, Cataluña está integrada en el Reino de España, si bien es cierto que en el siglo pasado intentó independizarse en varias ocasiones sin llegar a conseguirlo por diversos motivos, en unos casos no fue posible y en otros proclamaron su independencia y días después solicitaron volver al Reino de España.

Cataluña no debe independizarse por numerosos e importantes factores, tanto políticos, como sociales y económicos. Cataluña forma una parte importantísima de España y esta a su vez refuerza la imagen de Cataluña en el mundo.

Cataluña es una comunidad de comunidades, pues allí viven personas del resto de la geografía española. ¿Quiere la mayoría de habitantes de Cataluña independizarse?

Se puede ser de distinta ideología política y defender cada cual sus ideas, pero sin tensiones, violencia ni claro está extremismos.

¿Con la independencia se podría mantener el estatus sanitario, policial, industrial, educativo e infraestructuras para el turismo?

Si Cataluña se independiza, ¿qué pasará con las numerosas pensiones y los puestos de trabajo? ¿Qué coste supondría para el ciudadano de apie?

Por otro lado se debe hacer un referéndum con todas las garantías constitucionales e instrumentales dentro de la ley como son las urnas, colegios, papeletas con todos y cada uno de los partidos políticos y delegados internacionales que supervisen las elecciones. En fin, que demos un ejemplo de honestidad, legalidad y democracia al mundo entero.

Del artículo 155, decir que para el gobierno es un arma legal al que puede recurrir para mantener la unidad de España. Por el contrario, Cataluña se siente oprimida y ninguneada, pues les niegan a sus gobernantes, parlamento y autoridades que ellos habían elegido.

Todo un dilema al que se debe llegar en común acuerdo a una solución justa para Cataluña, España y la Comunidad Europea.